Gentes.Tiina © 2012 . All rights reserved.

Tiina mueve el Esqueleto. Koh Phangan, Tailandia

“When I turned 30 I decided I would be a rockstar (Cuando cumplí los 30 decidí que sería una estrella de rock)”.

Ah! Adoro la determinación de los finlandeses. Para los que no la hayan experimentado en sus propias carnes, este tipo de determinación es una extraña mezcla de contundencia, sentido común y candidez. “Cuando cumplí los 30 decidí que sería una estrella de rock”, dijo.

Ante este tipo de afirmaciones una mente sureña recelosa sonreiría maliciosamente por debajo de la nariz. Una mente sureña como la mía, por ejemplo, pensaría aquello del “ya, sí, claro, y yo Judas Tadeo”. Pero ustedes no saben cómo las gastan estos norteños. Sus mentes han sido perfiladas por el frío, el silencio de las largas noches de invierno y por sus infinitas tardes de verano que enlazan día tras día con los amaneceres. Ah! Su tozudez y su perseverancia se cuecen a fuego lento bajo auroras boreales y días enclaustrados en sus hogares. Están a años luz de los calentones y la bravura del toro ibérico que deambula por la plaza orgulloso y decidido pero sin destino.

Tiina gozó de mi favor desde el minuto cero por el mero hecho de haber nacido en Suomilandia. Llámenme imparcial, digan que estoy cargado de prejuicios o que toda discriminación, aunque sea positiva, es discriminatoria. Lo acepto, he pecado, pero Tiina vino a confirmar una vez más mi fascinación por este pequeño país poblado por seis escasos millones de almas.

Se despertó un buen día y esta dama de pelo negro azabache, ojos azul eléctrico y piel blanca como la escarcha decidió que su vida tomaría un rumbo nuevo. Ni se tiñó de rubia, ni dejó el trabajo, ni quemo los sujetadores. Por el contrario siguió con su vida pero decidió añadirle un matiz más. Se apuntó a clases de canto, convenció a sus amigas para formar una banda de punk rock, The Shrieks,  y empezó a escribir canciones. La catarsis no habría estado completa sin un sacrifico de sangre y por eso estampó sobre su cuerpo uno de los tatuajes más hipnóticos que recuerdo haber visto en mi vida: un Esqueleto que danza envuelto en un mar de flores y nubes verdes y alguna rueda tántrica descarriada. Arrancándole en la nalga izquierda para llegarle hasta el hombro y acabar descolgándose por el brazo. El Esqueleto no es otro que el espíritu rebelde que vivía dentro de esta editora de libros freelance, que cursó Estudios Orientales en la Universidad y que de pequeña era la gafotas de la clase, se sentaba al fondo y no hablada con nadie mientras devoraba libros y más libros.

El resultado también se llama Tiina y no creo que sea muy distinto de la primera. Tiina no se reencarnó, no vio la luz, ni se hizo conversa. Tiina, lo único que hizo fue evolucionar a fuego lento en la dirección que sus sueños y sus anhelos le indicaban. Sin aspavientos, sin resoplos y sin complejos. Con la cabeza fría y el corazón maduro sin importarle lo que dijeran los demás. Y con esta actitud que porta, escucharla es un deleite, porque la humildad del que hace lo que hace porque siente que es lo que debe hacer puede hacer temblar los cimientos de las convicciones más sólidas.

La oigo hablar y la oigo reír. La escucho y me la miro y me recuerda a otra finlandesa, pero aquella era bajita, rubita y también batallaba contra dragones y no le importaba salir a la calle con barretina, ni que se le vieran los michelines por encima del pantalón. Pero Tiina es otra, es ella y el Esqueleto que le baila por el lomo. Cierro los ojos y le veo danzando entre nubes verdes al son del punk rock mientras desde la muerte le sonríe a la vida y a todas las cosas que damos por sentado.

¿Alguna vez has soñado con dejarlo todo para viajar por el Mundo? ¡Yo también! Trabajaba de Arquitecto en Barcelona, tenía estudio propio y una vida que me encantaba. Pero un día tuve que plantarme y aceptar mis sueños: Quería vivir otras realidades, sin horarios ni calendarios. Viajar, escribir y fotografiar para conocer el mundo y para conocerme a mí mismo.

2 Comentarios

  1. M

    brutal com enlluernen aquests individus, eh? lo genuí escasea, my friend.

Leave a Reply

Tu email no será publicado
Los campos necesarios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>