Postales. M de Messi. Carretera a Lampu'uk © 2012 . All rights reserved.

Postales. Messi 10. Carretera a Lampu’uk

¿Qué edad tendrá? ¿Nueve, diez o 11 años? ¿Qué hará durante el día? ¿Irá todavía a la escuela o estará ya trabajando en los campos o aprendiendo algún oficio en los talleres? No sé nada de Él pero le estoy viendo tumbado sobre una estera en el suelo de la habitación, pensado en el partido de mañana…

Debe ser delantero, claro, no podría ser ni portero, ni defensa, ni centrocampista. Hoy debe haber habido partido o a lo mejor ha estado mirando la tele, algún programa especial. El chico vive en los alrededores Banda Aceh, a casi 10.000km de Barcelona, en la punta norte de Sumatra donde aquel épico tsunami del 2004 se llevó por delante más de 150.000 vidas humanas de un plumazo. Él sobrevivió pero, al igual que todos aquí, seguro que perdió a algún ser querido.

El chico está tumbado y sueña despierto. Sueña que mañana habrá partido y que mañana él será Leo Messi. Tiene que ser de familia humilde, vive a la afueras y la sandalia es de las baratas. Debe ser de familia humilde porque aquí son muchos los que llevan camisetas del F.C. Barcelona y casi nunca tienen pinta de ser ricos. A más a más, siempre hay imitaciones baratas que hacen las veces y que a efectos prácticos sirven igual. Tumbado en la oscuridad del cuarto mira al techo y a las luces que se cuelan por la ventana. Ha tenido una idea, mañana él será Leo Messi.

En un acto de pura psicomagia, de puro vudú, el chico decide tomar partido. Agarra sus chanclas baratas y con el cuchillo de la cocina talla en plástico el nombre y el número de su ídolo, de su diós pagano ¿Lo talla o lo esculpe? Hoy el chico no vestirá el número 10, eso lo hace cualquiera, ha decido ser más radical. Siente y sueña que por el mero hecho de inscribir su nombre en sus sandalias sus pies serán más rápidos y sus piernas más ágiles. El solo nombre del diós pagano bastará para insuflarle la confianza que necesita, la confianza que le falta. Con sus chanclas marcadas como estigmas, hoy será como Leo: Un niño grande que quiso jugar a jugar y a ser feliz con un balón. Sus amigos le aclamarán, le abrazarán, todos intentarán saltar sobre él después del Gol mientras él correrá por el campo gritando, con una mirada y una sonrisa entregadas al cielo sintiéndose rey de reyes.

Todo esto lo pensaba en una parada de labi-labi –el minibús local-, en un cruce frente a un puesto de pescado al borde la carretera. Miré al suelo y entre el barro, junto al arcén, reconocí la sandalia. Con la mirada perdida vi que había algo escrito: Messi 10. Dudé por unos instantes, pero el encuentro me fascinó tanto que me bajé y le tomé una foto mientras los otros pasajeros se reían del bulé –extranjero- y mientras el conductor me chillaba para que volviera a subir.

Nunca he sido amante del fútbol, tampoco lo odio. Me irrita, eso sí, la histeria colectiva que lo envuelve. Y aún así, mientras dejaba atrás Lampu’uk para volver a Banda Aceh, me preguntaba “¿Porqué?”. Durante los últimos días por la calle me llamaban a grito pelado Pep Guardiola. Durante los últimos meses, al pronunciar la palabra Barcelona, las puertas se me abrían, y no era por Gaudí o por las Ramblas, era por el fútbol, era por el Barça.

Hace 10 años leí en un suplemento cultural un artículo de Alejandro Jodorowsky. Argumentaba que el fútbol debía ser algo sagrado para mover el mundo de ese modo. No sé si iba en serio, se reía o simplemente fue un acto reflejo de los suyos, sin más intención.

Sigo sin saberlo pero al ver aquella sandalia de chaval allí tirada en el arcén, con el nombre y el dorsal marcados a conscientes cuchilladas, no pude dejar de pensar que Sí, que ciertamente el fútbol es religión pagana y que al menos, aquel día, hizo sentir a aquel chaval que era más que un simple chico pobre jugando al futbol con los amigos. La pasión por el fútbol y la pasión por el Gol lo elevaron por los cielos, más allá de las miserias y las alegrías de su día a día. Allá arriba, más allá de las nubes, donde aguardan los sueños y las ilusiones.

 

¿Alguna vez has soñado con dejarlo todo para viajar por el Mundo? ¡Yo también! Trabajaba de Arquitecto en Barcelona, tenía estudio propio y una vida que me encantaba. Pero un día tuve que plantarme y aceptar mis sueños: Quería vivir otras realidades, sin horarios ni calendarios. Viajar, escribir y fotografiar para conocer el mundo y para conocerme a mí mismo.

3 Comentarios

  1. Xavier Pallares

    Franc, hauries d’enviar aquest article al FC Barcelona… O qualsevol diaria esportiu… Agradarà moltíssim la historia! ;;)))

  2. xevi

    Franc, he enviat aquest el link del blog a Barça TV, La Vanguardia, Mundo Deportivo i Sport… Espero que els hi pogui interesar… I sino, és igual, és genial!

    • Bones Xavi! Doncs gràcies per haver-lo enviat ;D Tot el que sigui difusió em va de perles ;)

      Fliparies el seguiment que té el Barça a Indonèsia, no passa un dia on no vegi una samarreta o una furgoneta amb l’escut. I quan dic que sóc de Barcelona he de començar, una vegada més, a cantar l’alineació del Barça :D

      Super pràctic per a viatjar per aquestes terres i caure bé a tothom a la primera :)

      Una abraçada,

Leave a Reply

Tu email no será publicado
Los campos necesarios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>