Inle, un lago inundado por el Ingenio. Myanmar

Hoy he dormido un poco más de lo que viene siendo habitual y ya son las 7 de la mañana cuando salgo al balcón del hotel que da una calle trasera frente al canal. Botes que van y vienen en un día que amanece nublado a la espera que el sol acabe por calentar y se desvanezca la niebla matutina. Frente a los puestos de comida grupos de gente charlan y observan a otros que, mientras, descargan los botes que vienen a Nyaungshwe de todas las partes del lago para vender sus mercancías. Me gusta este balcón, desde esta pequeña atalaya puedo espiar el ir y venir de la vida diaria de las gentes del lago, aunque éste no es un lago cualquiera. Éste es un universo a parte regido por sus propias leyes. Señoras y señores: Bienvenidos al Lago Inle.

Mientras escribo estas líneas, la ciudad de Bangkok yace medio submergida bajo las aguas del Chao Praya. Y esto lo comento porque cuando llegamos al Lago Inle y nos montamos en la lancha que nos llevaría a cruzar el lago hacía nuestro destino, por un momento pensé que estábamos de vuelta en Bangkok. Las calles inundadas, los postes de electricidad brotando del agua, al igual que las casas y las escuelas. Pero no era así.

Y es que en Inle las cosas funcionan un poco al revés. Al principio había una lago normal y tranquilo, cercado por colinas y rodeado de marismas y cañaverales. Pero resulta que alguien lo encontró, y no contentos con vivir tranquilos en sus orillas decidieron, en este caso, ser ellos los que inundaran el lago. Lo inundaron de cabañas, casas, puentes, calles y tendidos eléctricos cruzando en todas direcciones. Luego se envalentonaron y decidieron que ya no querían acercarse hasta la orilla a cultivar los huertos, que ya puestos, los plantarían sobre las aguas y así no tendrían porque volver.

Su vida sólo tendría sentido sobre sus canoas y sus lanchas, y sólo de vez en cuando recurrían a la tierra para caminar. Cuando las aldeas se volvieron más densas optaron por ceder un poco, y entre casa y casa siguieron inundando las aguas por un estrecha y precisa trama de caminos de barro blando que se hunde al paso. El lago, respondió y contraatacó, de modo que lentamente se va tragando el barro de los caminos y los cimientos de las casas, que por momentos parecen a punto de doblarse para acabar plegándose como un castillo de naipes.

El carácter de estas gentes optó por replantear lo obvio y darle un vuelta de tuerca a la realidad. Así pues, a parte de llenar las aguas poco profundas de campos y más campos de tomateras que brotan en grandes extensiones, pensaron que en el arte de pescar también se tendría que reinventar. Y así es que se puede ver a los hombres pescando en sus canoas sobre un pie, al tiempo que reman con el otro, tiran o recogen las redes con una mano, y saludan o se urgan la nariz con la otra. ¿Porqué, después de haber ganado la partida a las aguas, iban a conformarse con hacer las cosas de forma sencilla pudiendo hacerlas más complejas y bellas? Todo un espéctaculo para la vista, un homenaje al ingenio y las habilidades humanas.

Porque esto es lo que me transmitó el Lago Inle, un lugar sencillo, sin grandes paisajes o impresionantes arquitecturas. Un lugar único donde hace mucho tiempo, hombres y mujeres, dieron con otra manera de vivir, inviertiendo la lógica que rige nuestro mundo para acabar siendo ellos los que ganaran la partida a las aguas y inundaran el lago con su ingenio.

¿Alguna vez has soñado con dejarlo todo para viajar por el Mundo? ¡Yo también! Trabajaba de Arquitecto en Barcelona, tenía estudio propio y una vida que me encantaba. Pero un día tuve que plantarme y aceptar mis sueños: Quería vivir otras realidades, sin horarios ni calendarios. Viajar, escribir y fotografiar para conocer el mundo y para conocerme a mí mismo.

2 Comentarios

  1. Ricardo Rivera García

    Franc, gracias, gracias gracias, por hacerlo como lo haces, por vivirlo como lo vives, por explicarlo como lo explicas.

    Un fuerte abrazo

Leave a Reply

Tu email no será publicado
Los campos necesarios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>