Fototeca: Camboya. Templos de Angkor

Angkor Wat

Angkor Wat es sin lugar a dudas la reina del baile, pero no por eso la chica más bella de la fiesta. Considerado el complejo religioso más grande del mundo, Angkor Wat atrae las miradas de todos y ese puede ser su principal problema. Es difícil no sentirse parte de una atracción de feria. Los amaneceres valen la pena pero es importante llegar pronto, coger buen sitio y llevar buena música para huir del follón del gentío. A parte de lo obvio y de la vista al templo, lo que sí recomendaría es perderse un poco por los límites del recinto y dejarse caer por las construcciones cerca del foso exterior.

Bayon

Bayon, el templo de las mil caras que sonríen al infinito. Magnífico y mi favorito. Llegar al atardecer cuando ya todos empiezan a volver a casa. Llegar al amanecer y explorar el templo a solas mientras el día va clareando poco a poco. Perderse en silencio por las galerías inferiores. Bayon, la perdición de cualquier amante de la fotografía, incapaz de decidir cual es el mejor punto de vista.

Ta Prohm

Ta Prohm es el paradigma del templo misterioso abandonado en la jungla y deborado por árboles gigantescos. Esta imagen idílica sería cierta de no ser por la hordas de turistas que lo infestamos. Al igual que Angkor Wat y Bayon es muy importante llegar a primera y a última hora para saborear un poquito la atmósfera misteriosa de este templo de postal.

Preah Khan

El Preah Khan, a pesar de ser uno de los principales complejos, recibe menos visitantes por ser menos paradigmático. Fue el segundo templo que visité después de Angkor y me gustó, tanto el acceso como las mil galerías derruidas y los colores de sus paredes. Darse un paseo por el recinto exterior para volver a abordar el templo de nuevo y ver como va apareciendo entre la jungla.

Mebon

Mebon sería un templo secundario aunque tiene un tamaño considerable. Es bastante distinto del resto y supongo que eso me atrajo. En cierto modo parece más un templo de culturas pre-colombinas que no un templo asiático. Sus torres hechas de ladrillo tienen un tono especial y haberlo visitado alrededor del medio día le confirió el carácter de lugar onírico azotado por el ardiente sol vertical.

Angkor Thom

Angkor Thom es el nombre que recibe lo que podríamos considerar propiamente la Ciudad. Visitando el conjunto la cruzamos constantemente y personalmente me fascinaron sus puertas flanqueadas por líneas de guerreros y demonios. La terraza de los elefantes no tiene mucho misterio pero vale la encaramarse a ella para imaginar la plaza central llena de vida y bullicio hace 800 años.

Baphuon

Baphuon, otro templo tipo pirámide pre-colombina. A primera hora de la mañana, cuando ya ha amanecido la luz del sol se refleja sobre los lagos que flanquean la vía procesional de acceso. Durante mi visita el acceso a la cumbre estaba cerrada pero circunvalarlo ya valió la pena.

Ta Nei

Ta Nei podría ser considerado con un templo de tercera, pero me pareció una joya escondida en la jungla. Es pequeño y se llega por un camino de tierra pero si consigues llegar te puedes pasar una hora sin que aparezca un alma. Es bastante céntrico y tiene mucha sombra, por lo que es una buena parada en las horas de calor y bullicio.

Otros

Justo al lado de Baphuon. Otra pequeña joya en la que descansar de las grandes glorias atestadas de gente. Vale la pena perderse un poco por los alrededores o andar por la piscina lateral. Por la mañana hay buena luz, pero puede que por la tarde sea incluso mejor. / Ta Som es otra parada intermedia para descansar de grandes glorias. Me gusto su acceso, discreto, como caído del cielo en medio de la arena. En su interior hay un curioso árbol caído que sigue floreciendo en horizontal y la puerta del fondo está bien cubierta por un árbol que la arropa. / Thommanon. Lo dejé para el final porque tiene poco que contar, pero pasé por él decenas de veces camino de todas partes. Me gustó la perspectiva que ofrece desde la carretera aunque de cerca, curiosamente, pierde un poco su magia. Buena parada para descansar gracias a su ubicación.

¿Alguna vez has soñado con dejarlo todo para viajar por el Mundo? ¡Yo también! Trabajaba de Arquitecto en Barcelona, tenía estudio propio y una vida que me encantaba. Pero un día tuve que plantarme y aceptar mis sueños: Quería vivir otras realidades, sin horarios ni calendarios. Viajar, escribir y fotografiar para conocer el mundo y para conocerme a mí mismo.

2 Comentarios

  1. Di

    Qué fotos tan maravillosas tienes!!! Te sigo para siempre :)
    xx
    http://dianamiaus.blogspot.com.es

Leave a Reply

Tu email no será publicado
Los campos necesarios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>