4 © 2013 . All rights reserved.

FAQ/4 El Secreto: ¿Cómo viajar mucho por muy poco?

Para hacer un viaje como éste se necesita dinero, no te voy a engañar, pero la gente se sorprende, y mucho, cuando les digo que la media del gasto diario (incluyendo TODO) es de 24€. Y se sorprenden mucho más cuando les comento que en India viajaba (incluyendo TODO) por 300€ al mes.

Para hacer un viaje como éste se necesita dinero, pero no tanto, y desde luego muchísimo menos del que muchos gastamos viviendo el día a día de nuestras vidas.

Y no hay secretos ni fórmulas mágicas. Yo, por principio, minimizo en mi confort para maximizar en experiencias. Duermo en la habitación más barata y sin baño, viajo en el bus local y me trago las colas que hagan falta para comprar el billete de tren sin intermediarios. Siempre como en la calle banquetes sencillos pero no menos suculentos, y ando tres manzanas de más hasta encontrar la cerveza a un precio razonable. Ahorro para gastarlo buceando en islas paradisíacas, para pagar el coste de un trekking al Campo Base del Monte Everest, y para seguir viajando más y más y más…

Otro Mito al uso reza desde la distancia -y la ignorancia- que viajar con recursos limitados implica vivir experiencias limitadas; que el que tenga más dinero podrá pagárselo todo, y que el mochilero está atrapado por su presupuesto ajustado. Y es cierto, pero es falso. Falso porque olvida que muchos de los grandes momentos de un viaje -y de tu vida- no se compran ni se pagan ni con todo el oro del mundo. Viajar barato me forzó a compartir el asiento espachurrado con la gente del país, a comer como ellos, a dormir como ellos, y en ese estar con ellos y como ellos -a pesar de la barrera del idioma- saltaron las chispas que hacían que muchos de mis días mágicos hubieran girado tan sólo alrededor de las personas. Nada de templos, nada de paisajes, nada de nada, sólo la calidez y la complicidad de la gente.

Celebrando el Durga Puja a los pies del Taj Mahal en Agra, India

Compartiendo tiempo y espacio con ellos, te vas adaptando al país, te acabas moviendo como ellos, se te pegan sus dejes y sus expresiones, y en última instancia aprendes a tratarlos a su nivel, con la brusquedad o la suavidad al uso local. Y lo mejor de todo, es que ellos lo reconocen y te reconocen.

Vamos allá pues con los 5 puntos dónde puedes optimizar tus recursos recordando antes la ley máxima absoluta:

Paga siempre precio local, y si no lo sabes: pregunta, pregunta y pregunta.

Mis dos primeros días en un país me los paso preguntando el precio de todo a todo el mundo y al tercer día ya suelo tener una idea bastante precisa de lo que vale un plato de comida, un trayecto en bus de 5 horas y una habitación, las galletas y la cerveza. A partir de este punto no pagaré 10 si sé que eso suele valer 5, aunque por supuesto parto de la base que es muy probable que por ser extranjero me acaben cobrando 6. No pasa nada, es inevitable acabar pagando la tasa del 10-20%, pero es inaceptable pagar la del 50-100-200% sólo por tener cara de merluzo.

1. Transporte

“Viaja como si fueras uno de ellos.”

Pregunta típica: ¿Cómo te mueves?. Respuesta obvia: Como ellos. No hay más secreto. El mundo entero se mueve. A nivel intercontinental, a nivel estatal, a nivel regional, a nivel comarcal, etc… Y la mayoría de este mundo que se mueve tiene pocos recursos. Si ellos pueden llegar a cualquier destino tú también podrás.

Yo me lo tomo como un juego, como un pequeño reto diario sin más. Muy pocas veces he tomado un taxi y dentro de una ciudad, sea Jakarta, Delhi o Ho Chi Minh City, me muevo con transporte público que sin ser obvio no es difícil. Siempre en bus de línea. Siempre intentando comprar mi billete directamente y sin intermediarios que cobran por hacer lo que yo ya sé. ¿Los billetes de tren? Más de lo mismo. En India no es sencillo la primera vez, pero cuando has comprendido la lógica, es razonablemente fácil.

Un bus para Hsipaw

¿Y el avión? Yo escogí viajar lento, sin prisa pero sin pausa, y al final del viaje, he gastado muy poco en aviones, muy poco. Porque viajé en bus, en tren y ferry. ¿Y el ferry? En Indonesia pasé un par de noches durmiendo en cubierta, pero me ahorré un dineral en el equivalente a un vuelo de avión entre Flores y Sulawesi.

Lo más fácil es siempre tirar de Taxi o Tuk-Tuk o Rickshaw, o alquilar un chófer, pero lo más barato es siempre tomar el transporte público local. La diferencia entre ambos no son sólo los 5 minutos que tardas en encontrar ese bus; la diferencia aplastante está en el precio que pagarás y lo mucho que seguirás viajando si sigues ahorrando.

2. Comida

Hasta los 20 años no comía ensaladas, muy pocas verduras, y casi de nada. Era un mocoso escrupuloso y llegó un momento en el que hasta me daba vergüenza decir eso del “no me gusta”. Así que un buen día decidí que comería de todo sistemáticamente, me gustara o no. Al cabo de 3 meses ya estaba curado de mi tontería.

Durante el viaje siempre comí en puestos locales o en la calle. Cosas que estaban riquísimas y que valían muy poco. Muchas veces entraba en el restaurante, no entendía la carta, no entendía al camarero y entonces miraba el plato del señor de al lado para pedir lo mismo. ¿El qué? No lo sé. Pocas veces comí en restaurantes para turistas (Alguna hamburguesa y alguna pizza cayó. En Delhi fui a un McDonalds.) porque era mucho más caro pero no necesariamente más bueno. Comí gusanos fritos en Kentung, panel de abejas con abejas en escabeche en Ban Lung, y tripas de buey medio crudas en Bajawa, y aquí sigo… ¡De una pieza!

Mis desayunos en Yogyakarta, Indonesia

Comer local es muy barato. Es seguro porque apenas tuve ningún problema (salvo unas diarreas en Kolkata por comer fruta de la calle que no pelé yo mismo). Por comer que no quede, que siempre por 1€ te puedes dar un buen atracón. Hay países más sosetes (Myanmar o Camboya) y otros más variados (Tailandia o Vietnam) pero en general todo sabe rico y alimenta.

Al final lo único que tienes que tener en cuenta es que las cosas estén bien cocinadas (lo están), pelarte tú la fruta (en Tailandia puedes comer fruta en la calle riquísima y segura. En India NO) y  que el agua sea siempre embotellada. Fácil ¿No?

3. Alojamiento

Siempre la habitación más barata, con baño compartido y ducha fría. En dormitorios compartidos si el país es más caro (Malasia). Compartiendo con otros viajeros con los que hubiera sintonía para abaratar costes. Haciendo noche en algún aeropuerto (Bali) o viajar en buses, ferrys o trenes nocturnos.

Siempre con la guía como referencia (muchos albergues que aparecen en las guías suben los precios y bajan la calidad) para saber por dónde empezar a buscar. Cuando buscaba compañía me iba a lugares súper-turísticos, cuando estaba a gusto a solas, me iba al hotel cutre frente a la estación de autobuses.

De crucero por los mares de Indonesia

Algún lujo me di, pero para mí el lujo ya era el viaje en sí. La cama lo de menos, y a veces apostando por lo peor me topé con alguna habitación cochambrosa de tintes épicos.

Otra buena opción para ahorrar dinero en el alojamiento es la comunidad CouchSurfing. ¿Que no sabes lo que es? Pásate por la FAQ/8.

4. Alcohol

“Los abstemios viajan más porque ahorran más. Así de claro.”

Una cerveza al atardecer en Labuanbajo, Indonesia

Desde el primer día tomé nota de mis gastos en alcohol. Por curiosidad, por cuantificar mis vicios, vestigios de mi moralidad católica y de mi sentimiento de culpa disimulado tras la tacañería catalana. Y bebí poco, sólo cerveza (un gintonic en Singapur y alguna copa de más en Bangkok) pero aún así el alcohol, comparado con la comida es carísimo.

“Así que niños y niñas, no me beban y viajen más.”

Yo por mi parte, seguiré sin renunciar a mi cervecica fresca al final de una larga jornada, con mi buena música y una hoja en blanco frente a mí, tomándome un trago largo mientras me pregunto qué diablos voy a contar hoy.

5. Actividades

La aventura y las experiencias intensas no necesariamente se encuentran a golpe de talonario. La gente que sabe -yo los he conocido- encuentran las historias y las lecciones de humanidad charlando con las prostitutas de Bangkok, haciéndose amigos de los pescadores de Phu Quoc o dejándose llevar por la vida underground de Kathmandú.

De camino al Cho La Pass cerca del Monte Everest, Nepal

Visitar templos y ruinas es caro comparado con un plato de comida. Hacer un trekking por la jungla es muy caro comparado con un plato de comida. Y de bucear entre corales y aviones de la segunda guerra mundial ya no te digo…

Yo quise jugar a ambos juegos porque quería y “podía”, pero si quieres y no puedes, no te apures. Ahorra tu dinero para vivir la experiencia y seguir viajando mientras te ZAMBULLES (nótense las mayúsculas) en la vida de los millones de personas únicas que pueblan este mundo.

¿Alguna vez has soñado con dejarlo todo para viajar por el Mundo? ¡Yo también! Trabajaba de Arquitecto en Barcelona, tenía estudio propio y una vida que me encantaba. Pero un día tuve que plantarme y aceptar mis sueños: Quería vivir otras realidades, sin horarios ni calendarios. Viajar, escribir y fotografiar para conocer el mundo y para conocerme a mí mismo.

4 Comentarios

  1. ClaudiaMary

    ¡Bravo bravo y bravo!
    Suscribo todas y cada una de tus palabras y espero que poco a poco la gente se vaya dando cuenta de que no somos ricos sino ricos ahorradores en experiencias :-)
    Me encantan tus FAQs, ¡sigue desvelando secretos!
    Saludos,
    Claudia

  2. Lola

    Hace sólo unas semanas que he descubierto tu blog, tu GRAN blog… y le tengo leído casi por completo!!
    Hace unos años decidí escaparme del mundo (mi mundo) y con una mochila de 40L recorrí sudamérica en autostop durante 7 meses. Una enfermedad repentina y muy grave de un familiar demasiado cercano hizo que tuviera que volver a casa. Durante esos 7 meses fui feliz sin pertenencias ni destino final. Al igual que tu preferencia sobre el ritmo de viaje, sólo tuve tiempo de conocer el cono sur de Sudamérica ya que me gustaba viajar y vivir como lo hacían las gentes con las que vivía: sin prisa y estando mas o menos tiempo según las circunstancias se iban presentando. No necesitaba estar en todos los países, sólo estar como quería estar en los que pudiera.
    Ahora, cinco años después y ya con 30 años, pretendo hacer lo mismo pero cambiando de lugar y de tiempo: esta vez es Asia y el tiempo sí que espero que sea bastante más largo que los 7 mesucos a los que me vi limitada a viajar.
    Tu blog me está ayudando muchísimo en mi propósito y comienzo a saborear lo que me espera. Es de lo mejorcito con lo que me he topado y no sabes la valiosísima información que ofreces a los lectores que como yo, comienzan a ciegas a buscar información rica y útil para su cometido.
    Espero ansiosa el resto de tus FAQ’s y tal vez, estaría genial información mas detallada sobre algunas cosas cómo normalmente de dónde venía la información más útil a la hora de tomar decisiones sobre qué caminos/destinos coger o sobre el precio de las cosas en general, sobre todo cuando una misma cosa puede tener 5 precios distintos según te vean la cara, jejeje. Sé lo que es eso!
    Una abraçada, i sobre tot, moltes gràcies!!! Est un crack! ;)

    • ¡Jelou! ¡Qué bueno que andes preparando el segundo “round”! ;D Yo ya vengo fantaseando con el mío y mira por donde sería en el cono sur ;D pero todavía me queda un rato laaaaargo para volver a viajar :)

      Me alegro de que el blog y sobretodo las FAQ le resulten útil a alguien que se plantea hacer un viaje como éste. Quedan por delante 4 FAQ más concretas (como preparar la ruta, Couchsurfing, viajando solo y el Viajar o Bloguear). Respecto a lo que me preguntas, pues la verdad es que la procedencia de la info viene de muchas fuentes y al final se trata de formarse un criterio lo más rápido mejor. Como si en España te digo que te cobro 20 euros por un plato de macarrones… no tiene mucho más secreto. Y claro, por supuesto, regatear un poco y que no huelan la duda o el miedo (que lo huelen igual… hehe).

      Respecto a decisiones de ruta… pues FAQ nº7 on its way ;) Aunque como ya comento allá, al final todo se verá sobre la marcha y el feeling que lleves a cuestas. Comentar ni que sea de pasada el blog de Antonio (http://www.historiasdenuestroplaneta.com/) que ayer mismo me leía. Tengo claro que mi próximo viaje irá más en la línea de Antonio y menos en la de la Lonely Planet. Así, dejándose llevar por la gente conocida en el camino ;)

      Bueno Lola, no sé si te he respondido pero si tienes alguna duda más al respecto ya sabes donde ando, me puedes mandar un mail privado en Contacto ;)

      saludos, Franc

      ps. btw gracias por los piropos ;)

Leave a Reply

Tu email no será publicado
Los campos necesarios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>