El Exilio. Tamcoc & Cat Ba, Vietnam

Hace frío y a fuera está nublado. Salgo al balcón vistiendo todas mis ropas de abrigo y respiro hondo y me siento en la silla junto a la mesita mientras me tomo una cerveza y miro al horizonte. La bahía gris acurruca la flota pesquera entera mientras llovizna sin parar bajo este cielo encapotado desde hace días. Cat Ba, esta ciudad veraniega agoniza a principios de marzo y no hay un alma viva deambulando por sus calles.

El frente marítimo desdibujado por la niebla que va y viene sugiere decadencia, tristeza y vacío. Y a pesar de todo esto me siento muy a gusto. A gusto acurrucado bajo las mantas mientras miro películas y escribo. A gusto respirando este aire frío y ligero tras meses de calor denso y asfixiante en el sur de Vietnam, Camboya y Laos. A gusto de estar a solas en una ciudad vacía y aletargada en los últimos coletazos del invierno del norte de Vietnam. Me quedan ya pocos días en el país y antes de tomar un vuelo de vuelta a Bangkok he hecho escala en el triángulo kárstico de Vietnam: Tamcoc, Cat Ba y la mítica bahía de Ha Long.

Sentado en este balcón de hotel vacío y deambulando por las calles desiertas camino del mercado local me siento como en el Exilio. Pero éste no es un exilio forzado, ni tan sólo buscado. Es un exilio que me ha encontrado y por el que me he dejado seducir. Ya al zarpar el bote desde Haiphong, en medio de la niebla y entre los grandes cargueros amarrados en los muelles de este importante puerto comercial, sentí que avanzábamos a tientas hacía otra nada. Venía de Tamcoc, el hermano pequeño de los paisajes kársticos del surestes asiático, un destino que a toro pasado me pareció muy prescindible. Arribados a puerto, y el desembarco y el trayecto en bus hasta la otra punta de la isla de Cat Ba –la más grande de la bahía de Ha Long- no hicieron más que acentuar la sensación. Paisajes vacíos de playas al descubierto por la marea baja y singulares montañas calizas despuntando a cada curva de la carretera.

La Cat Ba Town que me recibió parecía salida de un film del fin del mundo y tras encontrar buena habitación a buen precio me eché a la calle para confirmar lo que ya intuía: fuera del mercado local y algunas tiendas la ciudad veraniega había echado el cierre. Y casi que me sentí a gusto inmediatamente a sabiendas de que disfrutaría de este lugar singular sin el burullo de las hordas de grupos de turistas que vienen acá cuando brilla el sol y los cielos son azules y las hojas de los árboles son verdes en vez de negras. Yo me quedo con el negro y el gris plata de los macizos que emergen verticales de estas aguas que a pesar de todo mantienen su color verde esmeralda.

La Isla de Cat Ba que me recibió, y que recorrí en moto, era una costa pelada y agreste que arropaba extensas playas de piedras y arena, pero cuyo interior era un corazón verde, puro parque jurásico, cruzado por carreteras que como cabos sueltos llevaban cada una de ellas a un fin del mundo en particular. Y en el centro de la isla un parque nacional, y en centro del parque un montaña y en centro de ésta una torre de acero rojizo oxidado que se alza temblorosa en medio de un mar de gigantescas olas verdes que son colinas recubiertas de espesa vegetación que se mece con el viento. Subí la escalera de metal oxidado y maderas carcomidas sin tenerlas todas y bien agarrado a la barandilla.

Arriba otro momento para mí a solas y abajo Ilonà, una belga viajera solitaria con la que continué el viaje durante aquella jornada. Yo en mi scooter con cambio automático –la primera de este viaje- y ella con su motocicleta Minsk de fabricación ucraniana que compró de segunda mano hará tan solo una semanas en Laos por 200 euros. Ilonà viaja sola, en moto y sin carnet porque aprendió también durante el camino. Ha estudiado filosofía y en realidad no viaja sola, la acompañan un montón de dudas que buscan respuestas en un mochila llena de libros al tiempo que recorre el sureste asiático.

Parece ser que los que recalamos en Cat Ba en estas épocas sombrías y decidimos quedarnos y explorarla andamos en busca de algo más que bellos paisajes, que ya los hay. Aquí hay silencio y calma y muchas nubes grises que en su monotonía parecen ayudar a enfocar la vista más hacia a dentro que hacia fuera. Y aun así Cat Ba es solo una isla más en el universo kárstico de la Bahía de Ha Long y la Bahía de Ha Long es un lugar único en el mundo entero.

continuará  en el siguiente post, El Limbo…

¿Alguna vez has soñado con dejarlo todo para viajar por el Mundo? ¡Yo también! Trabajaba de Arquitecto en Barcelona, tenía estudio propio y una vida que me encantaba. Pero un día tuve que plantarme y aceptar mis sueños: Quería vivir otras realidades, sin horarios ni calendarios. Viajar, escribir y fotografiar para conocer el mundo y para conocerme a mí mismo.

Leave a Reply

Tu email no será publicado
Los campos necesarios están marcados con *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>